martes 21/9/21
Manuela Armas, consejera de Educación y Deportes del Gobierno autónomo de Canarias

“Este curso seguirán las mascarillas en las clases”

manuela rueda

“Espero que antes del final de la legislatura podamos tener el nuevo CEO de Costa Teguise”

“Cuando se dice que tenemos enseñanza pública gratuita y universal en septiembre vemos que no es tan gratuita”

“Se van a incorporar ahora 2.568 nuevos profesores este curso”

“Quiero insistir en la importancia de la atención a los chicos de las islas menores porque a veces los de las mayores se olvidan de nosotros”

La Consejería de Educación del Gobierno de Canarias hizo una apuesta fuerte el curso pasado cuando decidió que las clases se impartirían de manera presencial en medio de la pandemia del covid. Tras aplicar los protocolos sanitarios, la evidencia es que todo salió mejor de lo esperado. Este nuevo curso que comienza lo hace con la tranquilidad de conocer las medidas que han funcionado y con la garantía que supone tener a la inmensa mayoría de la población estudiantil vacunada. Por ello, la consejera del área, Manuela Armas, asegura que aunque agosto ha sido un mes intenso de preparativos, van a seguir adoptando todas las iniciativas que han tenido éxito. También adelantó este martes en el programa “A Buena Hora” de Crónicas Radio – Cadena Cope que se van a incorporar 2.568 nuevos docentes y que como siempre, intentarán ayudar económicamente a las familias más vulnerables. Reconoció que hace falta ya una residencia para los estudiantes de las islas no capitalinas que quieran cursar sus estudios fuera y que acabe con las dificultades económicas que supone para muchas familias que sus hijos estudien una carrera y adelantó que confía en que en menos de dos años pueda inaugurarse el nuevo CEO de Costa Teguise, una de las grandes e históricas demandas educativas de la isla.

- ¿Se presenta otro arranque difícil de curso?

- Efectivamente. Agosto es un mes muy activo en la Consejería de Educación. Si nosotros cogemos vacaciones, por decirlo de alguna manera, será por octubre cuando todo haya arrancado y las cosas vayan bien.

- Este año lo pueden llevar con más calma tras la buena experiencia del curso pasado…

- Sí. Hay una gran diferencia del curso pasado a este. El año pasado había una gran incertidumbre, miedo y no solo en el ámbito educativo sino en general porque estábamos en medio de una pandemia sin estar preparados. Este año tenemos una gran ventaja gracias a la experiencia que hemos tenido y el buen resultado que hemos tenido en el curso y por supuesto, el avance que hemos tenido con la vacunación. Esto nos da una mayor tranquilidad.

- El curso pasado se tuvieron que reestructurar los horarios de los diferentes cursos para poder llevar a cabo los protocolos covid. ¿Cómo van a ser este año?

- Todo lo que funcionó bien el curso pasado, se repite este año. Hay que tener en cuenta que todo ese protocolo está supervisado, como no podía ser de otra forma, por Sanidad. Por lo tanto, lo que estuvo bien como los grupos burbuja se mantienen. Se van a mantener las medidas de seguridad que se llevaron a cabo el curso pasado. Se mantendrán las burbujas en los comedores, en los recreos y el único cambio será que entre alumno y alumno de Secundaria para arriba habrá una distancia de 1,20 metros en lugar de 1,50 metros. Esto va a permitir que quepan más niños durante la mañana en aquellos centros que tenían turno de mañana y tarde porque no cabían todos. Ahora, algunos de estos centros van a tener la posibilidad de que quepan todos en turno de mañana, incluidos los de Bachillerato.

- ¿Van a seguir las mascarillas y las tomas de temperatura?

- Sí. Todo igual. Es una norma general, no solo para los centros educativos. El curso pasado salió muy bien. Los chicos fueron muy obedientes a la hora de cumplir las normas; los padres han sido muy responsables y por lo tanto, los equipos directivos y los docentes, que han tenido una gran responsabilidad y a los que todos estamos muy agradecidos.

- El curso pasado asumieron el esfuerzo que supuso aumentar las plantillas de docentes. ¿Van a seguir este curso?

- Se van a incorporar ahora 2.568 nuevos profesores este curso. A algunos se les termina su contrato el 30 de junio y hay otros que se quedan en el sistema. 1.016 de ellos van a ir a atender a los niños con necesidades educativas especiales, a las bajadas de ratios que se han hecho en algunos grupos concretos como en 1º de la ESO, 2º de Bachillerato o en los cursos mezcla, que siempre han sido un problema y que ahora no tendrán más de 20 alumnos.

- ¿Se van a poder retomar las actividades extraescolares culturales o deportivas?

- Además del protocolo propio de cada centro, nosotros también elaboramos el protocolo de las actividades deportivas como las extraescolares en general. Eso se va a mantener exactamente igual. El documento del protocolo es un documento vivo porque se ajusta a la situación de la pandemia y Sanidad lo revisa cada jueves en los Consejos de Gobierno y pueden modificarse aspectos relacionados con el ámbito educativo. Ahora mismo todo va a ser igual que el curso pasado, lo que no quita que se puedan producir cambios.

- ¿Habrá que ir improvisando en función de cómo vaya la pandemia?

- Con la experiencia que tenemos, es bastante más estable que lo que fue el año pasado y no creo que vayan a producirse grandes cambios en el protocolo hasta que la pandemia nos abandone definitivamente.

- Septiembre es un mes muy difícil en el plano económico para aquellas familias que lo están pasando mal. ¿Va a haber algún tipo de ayuda extraordinaria con estos alumnos?

- Siempre lo ha habido. Es verdad que cuando se dice que tenemos enseñanza pública gratuita y universal en septiembre vemos que no es tan gratuita. Sin embargo, tenemos el transporte gratuito. Gastamos al año 42 millones de euros solamente en transportar a los niños cuando en otras comunidades tienen o bien un pago compartido o un cobro directo. Durante todo julio y agosto y se mantiene el resto del año hemos atendido a los 15.000 niños que no pueden pagar nada en absoluto en el comedor, lo que llamamos “cuota cero”. Hay otros niños con otro tipo de circunstancias cuyos padres no ganan lo suficiente que pertenecen a otro tipo de cuota y el dinero que les faltaría por completar, también lo asumimos nosotros. Tenemos ocho millones de euros para libros escolares de texto así que aunque lo mejor sería que los padres no tuvieran que pagar nada, en la medida que se puede, atendemos a los más vulnerables de una manera aceptable.

- Islas como Lanzarote y Fuerteventura siguen teniendo una brecha importante con las islas capitalinas en cuanto a las posibilidades que tienen los alumnos para estudiar. ¿Se está corrigiendo de alguna manera?

- Yo recuerdo hace muchísimos años; fíjese lo vieja que soy, que todavía no estaba la Universidad de Las Palmas. En ese momento Gran Canaria entendía que necesitaba una universidad pero yo siempre dije que para las islas menores que la universidad estuviera en Las Palmas o La Laguna no era significativo y que lo que nosotros necesitábamos eran residencias escolares de un precio módico de manera que cualquier familia pudiera enviar a sus hijos a estudiar fuera porque en realidad, las matrículas universitarias de Canarias no son caras. Desde el Gobierno subvencionamos la universidad de una manera importante y todo lo que nosotros ponemos es para que las familias no lo pongan. Una matrícula de cualquier carrera que el alumno debería pagar por completo, al alumno se le cobra solo el 20%. Por eso digo que lo que resulta más caro es la estancia. Nosotros completamos las becas del Ministerio y tengo que decir que este año han salido antes que nunca y echamos una mano importante pero lo que corresponde es tener residencias que acojan a estos chicos.

- Llevamos años hablando del proyecto de la residencia pero nunca se hace…

- Desde luego que alguien tendría que dar ese paso. Yo voy a intentar arrimar el hombro en ese sentido. Lo que pasa es que siempre me toca tener responsabilidades en Educación en momentos muy complicados. Estamos en una pandemia económica y sanitaria y la otra vez que estuve tuvimos la gran crisis económica del 2011 al 2014 así que no nos queda poner por delante las cuestiones más importantes. Aunque estos temas son muy importantes, no son vitales y hay otras necesidades. Nosotros tenemos muy buena relación con las universidades y quiero insistir en la importancia de la atención a los chicos de las islas menores porque a veces los de las mayores se olvidan de nosotros.

“Este curso seguirán las mascarillas en las clases”
Comentarios