miércoles. 30.11.2022

La declaración de interés insular para la Ciudad del Cine se reactiva en el Cabildo

En enero de 2021 él pleno dejó sobre la mesa el proyecto, que presentaba entonces como única ubicación viable una parcela en suelo rústico, situada junto a la autovía, y a pocos metros del Parque Natural de las Dunas de Corralejo

Infografía de Dreamland junto a las dunas.
Infografía de Dreamland junto a las dunas.

La celebración de un segundo debate en el Cabildo de Fuerteventura para declarar la Ciudad del Cine como "proyecto de interés insular" puede hacerse realidad, al encontrarse de nuevo el proyecto incluido en las comisiones previas al próximo pleno de la Corporación, que tendrá lugar el próximo lunes 28 de noviembre.

Este mismo trámite planteaba construir un complejo cinematográfico sobre una superficie de 160.000 metros cuadrados, proponiendo como primera alternativa un terreno situado en suelo rústico, entre la autovía y el Parque Natural de Corralejo. El empresario José Antonio Newport fue quien presentó aquella propuesta, que ahora aparece entre los asuntos del pleno con el mismo concepto, 'Proyecto de Interés Insular Dreamland Studios, S.A. Informes que procedan'.

Este trámite no salió adelante en el pleno de la Corporación celebrado en enero de 2021, bajo la presidencia de Blas Acosta (PSOE). Tras un intenso debate, se impuso la mayoría de la oposición, cuando CC, PP y AMF propusieron y votaron a favor de dejarlo sobre la mesa. Podemos, que estaba en el Gobierno, voto en contra de  esta decisión, tras manifestar su portavoz su oposición al proyecto. Y el Partido Socialista, único partido que en el debate manifestó su apoyo explícito a aprobar el interés insular del proyecto, votó también en contra de dejarlos sobre la mesa.

La clave de declarar cualquier proyecto como de "interés insular" está en que esta figura favorece una serie de trámites abreviados, y abre la puerta a su desarrollo en zonas no contempladas para ello por el planeamiento vigente, como ha ocurrido con otros proyectos polémicos en Fuerteventura, como la línea de alta tensión o los parques de energías renovables, en este caso por declaraciones similares emanadas desde el Gobierno de Canarias.

Sí a Dreamland, no a su ubicación

Los argumentos principales a favor del proyecto de Dreamland Studios fueron que no se situaba en suelo protegido, los informes favorables del Ayuntamiento de La Oliva, y como clamaba el dossier difundido por los promotores, que supondría para isla una importante inversión de unos 120 millones de euros, o la generación de 450 puestos de trabajo. El PSOE defendió en el debate que la declaración del proyecto como de interés público no implicaba su aprobación, sino únicamente iniciar el trámite, pues sería el Órgano Ambiental del Cabildo el encargado de emitir un dictamen. 

En cuanto a los argumentos en contra, CC, PP y Podemos cuestionaban su ubicación preferente, a pocos metros del Parque Natural de las Dunas de Corralejo, y en una zona de la isla todavía virgen, aunque sí dijeron que apoyarían el proyecto en otra localización. Los colectivos de corte ambiental en la isla fueron más allá, tachando el proyecto de "pelotazo", tras desvelar Diario de Fuerteventura la adquisición del solar sobre una superficie de malpaís a un precio de 50 céntimos el metro cuadrado.

Al conocerse la reactivación del proyecto, la primera voz en manifestarse ha sido la de Mario Cabrera, secretario insular de Coalición Canaria. En declaraciones a Radio Insular, este viernes 18 de noviembre, el diputado majorero dijo que "las películas que se han rodado aquí no han dejado huellas negativas en el territorio", defendiendo que "Dreamland tiene que pensar en buscar otro lugar distinto al que se quiere utilizar", por tratarse de "un espacio virgen". "Ya le hemos hecho bastante daño a las dunas", dijo, y teme el diputado que "desde que se abra el camino, se abrirá para otros muchos proyectos que vayan llegando. Todos tenemos que arrimar el hombro, el Ayuntamiento de La Oliva y el Cabildo, para buscar otra alternativa donde poder desarrollar la industria del cine".

Para Cabrera, una declaración de interés insular puede entenderse "para hacer el hospital del sur, porque supone un beneficio para la colectividad. Pero lo otro, aun siendo bueno porque genera economía en la isla, que siga los pasos que sigue cualquier hijo de vecino". "No es lo mismo un suelo rústico que un suelo industrial, o urbano, que valen más caros. No somos una ONG, somos instituciones políticas y nos debemos a lo que nos debemos".

Pero se desconocen aún las alternativas que plantearán los promotores en este nuevo intento. En enero de 2021 se presentaban cinco opciones distintas, pero los promotores evaluaron como la única viable la situada junto al Parque Natural de las Dunas, desestimando otras planteadas por ellos mismos en Adeje (Tenerife), Juan Grande (Gran Canaria), Caleta de Fuste (Antigua), o los aledaños al Parque Tecnológico (Puerto del Rosario), con argumentos como falta de cooperación institucional, el no conseguir la venta de la parcela, estar alejados del circuito turístico, o no contar con superficie suficiente.

Ya además se planteaba una quinta opción en Parque Holandés (La Oliva), que entonces no consideraban idónea por la dificultad de acceso, algo que ya está resuelto una vez activado el semienlace con la autovía. Además, este argumento contrasta con su ubicación preferente, al norte de Montaña Roja, que ni tiene acceso a la autovía ni está previsto en ningún proyecto conocido hasta ahora.

Situación política en torno a Dreamland

Este primer intento de iniciar la tramitación de Dreamland como proyecto de interés insular se produjo en otro contexto político. Fue en los prolegómenos del cambio de Gobierno insular que se produjo a principios del año pasado. Tras la dimisión de Blas Acosta (PSOE) en febrero, en marzo fue elegido presidente Sergio Lloret, que había ejercido como consejero de Ordenación del Territorio de Acosta, hasta ser cesado junto a Marcelino Cerdeña por no acudir a la votación de los presupuesto de la institución.

En principio, CC (7), PP (4) Podemos (2) y Sergio Lloret suman actualmente mayoría suficiente, 14 votos, para decidir sobre Dreamland, si mantienen su posicionamiento anterior.

Aunque estos equilibrios pueden haber cambiado a fecha actual, con la incorporación de Juan Nicolás Cabrera al grupo de Gobierno por AMF-NC, acompañando al presidente Lloret, con el anuncio de retirada de la política de Andrés Briansó, portavoz de Podemos, o con la incógnita de Sandra Domínguez, que concurrió a las elecciones con AMF, pero que dejó la presidencia del partido tras su enfrentamiento con el actual presidente.

En el lado contrario, el Partido Socialista como principal defensor del proyecto, con 7 consejeros, necesitaría otros cinco votos para impulsarlo, o cuatro más en caso de empate a 11 votos, y si contara con el voto de calidad del presidente.

La declaración de interés insular para la Ciudad del Cine se reactiva en el Cabildo
Comentarios