miércoles. 30.11.2022
Informativos de TVC cubriendo la llegada de una patera.
Informativos de TVC cubriendo la llegada de una patera.

Los muelles de Puerto del Rosario y Gran Tarajal son instalaciones públicas, a las que puede acceder cualquier persona en todo momento, con la excepción de un caso concreto, cuando llega una patera. Cuando esto ocurre, los cuerpos policiales acordonan la zona, e impiden a los medios de comunicación acercarse a menos de 300 metros. Esa orden emana de la Delegado del Gobierno en Canarias, entidad de la Administración General del Estado que dirige el palmero Anselmo Pestana, y que cuenta en Fuerteventura con Domingo Fuentes como director insular.

La delegación en la isla de Televisión Canaria ha iniciado una recogida de firmas entre el resto de compañeros de los medios para exigir el fin de estas restricciones a la libertad de información, que vienen sucediendo desde 2020, y que además suponen un agravio comparativo con el resto de las islas, donde sí se permite la cobertura mediática del fenómeno migratorio.

Lo explicaba este jueves en Cope Fuerteventura el joven periodista de la Radio Televisión Canaria, Rubén Castellano, que ha trabajado en otras delegaciones donde esto no ocurre. "En Fuerteventura hay un cerrojo a la información", porque en otras islas, en Gran Canaria, en Lanzarote, hay completa libertad para informar sobre inmigración, un tema que afecta a Canarias desde hace años".

"Nosotros no vamos a sacar la sangre, la barriga de una embarazada… Simplemente, lo que vamos a hacer es trasladar la realidad, si llegan si llegan en buen estado de salud, o si es necesario una ambulancia en ese momento", expone Castellano, en respuesta a la situación que denuncian en su escrito, pues "se ha llegado a comentar por parte de las autoridades que causamos morbo".

Informativos de TVC cubriendo la llegada de una patera (2)
Informativos de TVC cubriendo la llegada de una patera (2)

Cuando comenzaron estas restricciones, continúa Castellano, "nos decían que era por la pandemia, que tenía que haber distancia de seguridad. Pero distancia de seguridad hasta donde yo sé son dos metros, no trescientos". A día de hoy, la justificación de las autoridades es que los puertos son infraestructuras delicadas "por la alerta terrorista". Pero de nuevo, el argumento contrasta con otras islas, donde esta alerta parece no existir, y donde las administraciones han habilitado canales para informar de la llegada de personas migrantes. 

Las restricciones afectan principalmente a los medios que cubren habitualmente el fenómeno migratorio en la isla, las dos televisiones públicas y los fotoperiodistas de agencias como EFE o Acfi Press, que informan tomando imágenes "a lo lejos, como si fueran hormigas".

La libertad de información está recogida en el artículo 20.d de la Constitución Española, que "reconoce y protege el derecho a comunicar o recibir libremente información veraz por cualquier medio de difusión", el cual no "no puede restringirse mediante ningún tipo de censura previa", y estableciendo como límite el respeto a otros derechos que protegen "el honor, la intimidad, la propia imagen y la protección de la juventud y de la infancia".

Estos derechos fundamentales no se respetan ahora mismo en Fuerteventura, primero cercenando el derecho a informar, y segundo cuando mientras los medios majoreros graban desde la distancia, "a lo mejor una persona pasa por ahí, o algún voluntario saca una foto", y esas imágenes acaban publicadas. "Quizá sea más prudente que nosotros estuviéramos allí y filmáramos bajo parámetros de periodísticos y un código deontológico", lamenta el periodista.

Rubén Castellano, periodista de Televisión Canaria, en Cope Fuerteventura.
Rubén Castellano, periodista de Televisión Canaria, en Cope Fuerteventura.

En la entrevista con Rubén Castellano, salió a relucir el reconocimiento de los compañeros de la prensa a voluntarios de las ONG, Salvamento Marítimo y cuerpos policiales por su labor en torno al fenómeno migratorio, e incluso a la propia Delegación de Gobierno y a la Dirección Insular. Porque esta denuncia no es un ataque contra ellos, sino para exigir sencillamente el mismo trato que se da a otros medios de Canarias, y un respeto al derecho a informar libremente.

Más de 1.000 personas migrantes han llegado a Fuerteventura en lo que va de año, una realidad que no se puede ocultar. "La migración no se puede poner como si fuera un postre. La migración es dura. Son personas que se están jugando la vida". Los medios de comunicación de Fuerteventura solo piden que se les permita informar sobre ello con veracidad y profesionalidad.

Libertad de información en Fuerteventura, menos cuando llega una patera
Comentarios