domingo 25/7/21
Adrián Tejero, Roger Trejo y Pedro Estoico, creadores de 'La ciudad sin amanecer'

"Elevamos el nivel de producción por encima de lo que teníamos realmente"

WhatsApp Image 2021-07-12 at 13.02.20

"Será algo muy distinto porque cuando se graba algo en Fuerteventura estamos acostumbrados a ver el paisaje, a ver las dunas, y nosotros quisimos dejar ver que existen más posibilidades dentro de la isla"

"El cine es una industria que una vez se hace la estructura inicial el resto es rentabilidad​"

'La ciudad sin amanecer' es la nueva producción audiovisual del joven majorero Adrián Tejero que se estrenará este 17 de julio en el Palacio de Formación y Congresos de Fuerteventura a las 21 horas. Adrián Tejero, guionista y director del cortometraje, ha explicado junto a Roger Trejo, el cámara del proyecto, y Pedro Estoico, productor, han contado en una entrevista para el programa de 'La mañana' en COPE Fuerteventura como ha sido el desarrollo desde los inicios de esta entrega rodada en Fuerteventura en la que se ha creado todo el escenario por ordenador para demostrar que la isla tiene también potencial no solo por sus escenarios.

 

¿Cómo nace esta historia que se sitúa en la isla de Fuerteventura? ¿De dónde sale esta idea?

Adrián Tejero (A.T): La idea parte del cine negro de los años 40 – 50, del cine negro más detectivesco, y es una pequeña oda a ese tipo de cine y con una fuerte inspiración de la película Simcity, de donde se recoge la parte más artística del cortometraje, ya que uno de los principales atractivos que tiene esta pieza audiovisual es que todo lo hemos recreado en base a crear una ciudad 100% digital, es decir, añadir todo el escenario por ordenador, rodamos todo en un estudio y creo que será algo muy distinto porque estamos acostumbrados a que cuando se graba algo en Fuerteventura estamos acostumbrados a ver el paisaje, a ver las dunas, y nosotros quisimos dejar ver que existen más posibilidades dentro de la isla y que se apoyen ese tipo de productos y que somos una isla totalmente capaz de crear todo tipo de material, no solo somos un plato. Hay gente joven, gente con muchas ganas y mucho talento.

¿Ha sido como una forma de trasladar los escenarios de Fuerteventura al interior con una mayor necesidad técnica y de recursos para poder recrear esa ciudad completa?

A.T: La verdad es que nos la jugamos un poco, porque hemos probado técnicas que ni si quiera habíamos probado antes, y fue jugárnosla a una carta porque creo que ha quedado algo muy distinto y muy curioso.

¿Con ganas de mostrar todo el trabajo que hay detrás de ese corto? ¿Cuánto tiempo han estado inmersos en el proyecto?

Roger Trejo (R.T): Pues Adrián lleva 11 meses editando el corto, casi igual de estresante que un embarazo. Yo soy el cámara, y aunque tengamos separadas las funciones, siendo un equipo tan reducido y tan pocos recursos, al final, todo el mundo ayuda en lo que puede, no hay cargos. Hay que cumplir con el horario y todo el mundo trabajaba en equipo y la verdad es que los actores, contribuyeron en ello. Todo el equipo técnico está gratamente sorprendido, porque, si bien varios de ellos ya habían estudiado teatro y hecho alguna obra, uno de ellos, Garoé Herrera, no había hecho nada, era la gran incógnita, y lo hizo súper bien, nos sorprendimos todos. Cuando la gente vaya a la proyección, no va a ver un salto de nivel de actuación entre actores, porque él ha hecho un gran trabajo y dado lo mejor de sí.

Pedro Estoico (P.E): Cuando terminemos con este estreno, yo creo que deberíamos hacer otro solo con las tomas falsas.

R.T: Sí, solo con las de Garoé tenemos. Decir que es multifacético es quedarse corto.

P.E: Improvisaba todo el tiempo, y lo hacía muy bien.

R.T: Hay varias escenas en las que estaba escrito que su personaje que tenía que quedarse quieto, como un observador de fondo, como espectador, y Garoé proponía siempre ideas que han quedado muy bien. Sí, además, detrás de esta producción hay muchas anécdotas. Con los recursos limitados que teníamos, Adrián había plasmado una escena en la que uno de los personajes corría por un corredor muy estrecho, y necesitábamos hacer un travelling, es decir, que la cámara se mueva con el personaje a la vez, para esto, profesionalmente se hace con unos railes y necesita una especie de vagoneta. Nosotros tuvimos que coger una carretilla que había por ahí en el estudio y subimos la cámara con mucho cuidado y bueno al final sorprendidos con el resultado.

A.T: Sí, porque además el cortometraje cuando empezamos, empezamos de cero, en cuanto a que no teníamos apoyos casi, tuvimos que irnos adaptando, pero de las cosas más importantes que he extraído de esta experiencia es la gente que conseguimos, la gente que está interesada en participar en el resto de las cosas, y, sobre todo, en que elevamos el nivel de producción por encima de lo que teníamos realmente.

¿Por encima de lo que se habían planteado en un inicio?

A.T: Sí, porque al final, el hambre agudiza al ingenio. Pedro empezó a conseguir el apoyo de instituciones, empresas privadas y todo el resto de cosas, pero el cortometraje partió de eso: somos jóvenes, queríamos crear un cortometraje, teníamos ganas de qque quedara mejor de lo que teníamos a mano y al final creo que hemos cumplido.

¿Se conocían? ¿Habían trabajado antes juntos?

P.T: No, de hecho, yo conocí a Adrián porque hice un documental, que fue mi Trabajo de Fin de Grado, sobre el cine en Fuerteventura, y entrevisté a profesionales del sector, y me hablaron de Adrián, y le conocí y nos llevamos muy bien, a parte de que ya admiraba su trabajo, cuando lo conocí personalmente, hicimos migas y le dije que contara conmigo cuando hiciera algo. Cuando terminó la cuarentena me habló de ‘La ciudad sin amanecer’. Al principio le dije que estaba loco, que como quería hacer un cortometraje cien por cien en croma sin dinero.

A.T: Para eso estaba él de productor…

P.E: Bueno yo considero que ser productor no es solo conseguir dinero, sino conseguir todos los productos financieros y materiales necesarios para que el director lleve a cabo su visión. Por ejemplo, para una escena hacía falta una cómoda antigua, y no la conseguíamos por ningún lado y al final, lleve una de casa de mi abuela. Eso también es ser productor, que por cierto, habrá que ponerla en agradecimientos.

A.T: Así es, al final con dinero cualquiera puede conseguir una cómoda, pero cuando no tienes nada ahí sale la perspicacia de cada uno.

Pocos medios, pocos recursos, pero ¿contentos con el resultado?

P.E: Es que el resultado no se corresponde con el rodaje. La gente cuando lo vea va a pensar que está hecho con muchísimos más recursos. Si vieran el Making off, alucinarían. Adrián se ha pegado un trabajo de posproducción que es una locura.

R.T: Quisimos hacer un Making off por todo lo alto, pero al final, como todo se grabo casi en toma única o sino pocas tomas, porque salían bien desde el principio y los que nos ayudaban con el escenario estaban sentados dos o tres minutos y se tenían que levantar para cambar el escenario entonces fue difícil.

¿Cuántos días de rodaje fueron?

A.T: Fueron tres días en interior y un cuarto en exterior que también rodamos algunas escenas.

P.E: Claro, pero es que es casi un mediomentraje. Dura casi media hora, y con cuatro días de rodaje, que tampoco fueron jornadas de 12 horas, porque también estábamos limitados por los horarios del auditorio.

¿Y el croma? ¿Cómo consiguieron apañárselas con él?

A.T: Manejar el croma fue difícil. Pero no solo esto, también la iluminación, tuvimos que construir lámparas caseras con cartón, pvc, bombillas… Pedro agarrando el croma. Si sacáramos la versión sin efectos especiales en la que se nos ve a nosotros agarrando con palos los cromas, dirían que no solo es que no hubiera dinero, sino que además somos unos cutres. El truco ha sido no sacar ni una foto del Making Off, porque se desmonta el mito.

P.E: yo creo que se debería valorar más

Claro, muchas veces cuando se trata de la filmación de producciones audiovisuales, de la duración que sea, muchas veces se pensará que el trabajo duro es la grabación en sí, pero estamos hablando de 4 días de rodaje frente a 11 meses de postproducción.

A.T: Completamente. Si ha sido un trabajo brutal. Al final, lo hice con mi hermano, mano a mano, mientras se componía la banda sonora de la película, que está compuesta por músicos de la isla, que estarán haciendo el día del estreno una muestra de la música que hemos grabado para el cortometraje. El trabajo es muy laborioso, porque cuando grabas una película o cortometraje tienes una identidad para esa obra, pero al final, cuando la defines, es en el montaje, porque puedes cambiar la historia totalmente, eliminando una escena, cambiando el ritmo, etc.

R.T: Adrián es más de poner que de quitar. Y así estamos un día más otro día más…

¿Hubo cambios durante el rodaje?

P.E: Cambios como tal no, pero hubo alguna cosita que se rodó meses después…con ayuda de Miguel Letang. Si es por él grabamos dos horas.

A.T: ¿Por qué no?

¿El siguiente proyecto?

A.T: El siguiente, el siguiente… eso sí que no haya croma y que haya que estar editando tanto detrás. Yo ya se los dije, última vez.

¿Resulta más difícil hacerlo de esta forma que utilizar espacios naturales?

A.T: Claramente, porque no sé, aquí, te vas a las dunas de Corralejo, por ejemplo, y grabas allí y lo tienes casi todo entre comillas… pero recrear todo lo que hay detrás… has sido mucho trabajo.

R.T: Para que se haga la gente una idea, las cámaras que sacan 24 fotos en un segundo, y con eso consigues una imagen. Imagina lo que tiene que ser recortar a una persona de una foto 24 veces durante los segundos que dure una escena… a lo mejor son cien fotos que tienes que recortar una a una. Piensa que en la industria cinematográfica hay gente que se dedica solo a cortar de las pantallas verdes, y Adrián lo ha hecho todo el solo en menos de un año junto con su hermano Roberto, y, además, reconstruir una ciudad entera.

¿Cuántas personas realizan normalmente este trabajo?

A.T: Suele ser proporcional al tiempo y al dinero que tenga la producción.

¿En total cuanto tiempo les llevó? Porque 11 meses solo fueron de posproducción.

R.T: Grabar con las cámaras no llego a los cinco días.

A.T: Sí, al final, con las cámaras salimos cinco días y luego, la parte de preproducción, escribir el guion, fue menos de un mes.

P.E: Y sin dedicación plena, porque recordemos que Adrián está estudiando en la Escuela de Cine de Barcelona, o sea que en medio tenía otros proyectos, exámenes y demás. Durante este año habrá hecho 10 cortometrajes y a la vez esto.

¿Es la primera vez que te enfrentas a algo de este tipo?

A.T: Yo me considero bastante visual, teniendo en cuenta que me gusta mucho la parte de efectos especiales y demás, y quería experimentar con esto. Puede que se me haya ido un poco la pinza para empezar.

R.T: Ha sido marcarse lo imposible para darse cuenta de que es posible. Si Adrián hubiera sido realista con lo que teníamos, el corto se habría quedado chafado, y más antes de conocer a Pedro, pero mientras se iba rodando se iba enriqueciendo. Todos fuimos aportando cosas, nuevos planos, escenas… y Pedro que decía que podía traer lo que quisiéramos. Todo el mundo aportaba algo sin esperar nada a cambio. Nosotros no pensábamos poder estrenar en el Palacio de Formación y Congresos.

Lo hicieron un poco a ver que iba saliendo…

A.T: Sí, además, salíamos de una pandemia y queríamos hacer algo, no estar quietos.

Además, que están siendo apoyados por la Film Commission de Fuerteventura

R.T: Sí, fue cuando vieron el producto y ya ahí dijeron, esto tiene potencial…

P.E: Sí, también la concejalía de cultura del Ayuntamiento de Antigua, ha sido nuestro principal apoyo.

A.T: Sí, además algunas empresas como Cristalera Fuerteventura, Padilla Supermercado… Pero lo que digo siempre, lo bueno de todo esto es que para la siguiente no empezamos de cero, porque será más fácil vender el producto antes de tenerlo. Ya saben que somos competentes para poder terminarlo entre todos.

R.T: Claro, casi tan importante como hacer el propio corto es saber moverlo, enseñarlo, porque sino nadie lo va a ver, por eso me gusta resaltar la labor de Pedro.

P.E: No, no el mérito aquí es de Adrián.

A.T: Y así nos vamos pasando la pelota.

El mérito es el equipo, ¿no?

P.E: exacto.

A.T: La verdad que sí, la clave ha sido el equipo. A mí siempre me ha dado un poco de respeto nombrar gente, porque no me quiero dejar a nadie atrás. Pero gracias a los actores, director musical, sonidistas… a todo el mundo y espero que podamos venir con otro proyecto con más equipo y cada vez con cosas mejores. Por otra parte quiero añadir, que sé que ahora la isla está pasando por una situación delicada de la pandemia, y quiero transmitir que el equipo está bastante preocupado respecto a eso y nos estamos esforzando en mantener todas las medidas en el Palacio, va a ser un evento seguro y la cultura es segura. Y queremos demostrar q todos los jóvenes no estamos haciendo fiestas que también estamos haciendo proyectos.

¿Fuerteventura como un lugar puntero para la industria audiovisual como lo ven?

R.T: Sí, en la isla hay gente y ganas, lo que necesitamos es más apoyo.

P.E: Yo esto que voy a decir no sé si lo diría hace un mes, pero la Fuerteventura Film Commission está haciendo un gran trabajo, sacando propuestas muy guais como la creación de una categoría rodada en la isla para el festival Notodofilm.

A.T: Eso es un regalo…

¿Participarán?

A.T: Por supuesto.

P.E: Y también los cursos para la formación

A.T: Sí y, además, en comparación con algunas de la península, no se mueven nada en comparación a esta. Tengo compañeros en Barcelona o Mallorca que escriben a la Film Commission de allí y no les ayudan en nada. Aquí hay potencial y se está intentando. El cine necesita una inyección de dinero muy grande, pero se está intentando.

R.T: Lo bueno de poner una buena inversión inicial es que te aseguras sacar rentabilidad de ahí, si no, solo hay que mirar a Hollywood, hace casi 100 años empresarios del sitio crearon una industria que no existía con una tecnología nueva, que era el cine y yo creo que ha salido rentable, imaginarte eso a nivel no solo de Fuerteventura sino también de Canarias, el cine es una industria que una vez se hace la estructura inicial el resto es rentabilidad

A.T: Y más ahora que nos encontramos en el bum de las plataformas digitales y que no está centralizado, ahora puedes rodar en cualquier parte del mundo.

P.E: Yo creo que aquí ese proceso ya ha empezado, no sabemos si se frenará o seguirá, pero ya se están haciendo estudios en Gran Canaria.

A.T: Sí. Hay proyectos, hay ganas, y, al final, no es solo si van a salir los proyectos, sino cuándo van a salir y quién los va a hacer.

"Elevamos el nivel de producción por encima de lo que teníamos realmente"
Comentarios