sábado 21/5/22

Un millar de personas sin agua en Costa Calma por el conflicto entre la empresa proveedora y el Ayuntamiento de Pájara en la recepción de Cañada del Río

La demora en la recepción de la urbanización Cañada del Río por sentencia judicial ha dado lugar a una situación en que la empresa proveedora Fuert Can, ha dejado de reparar las averías, aun reconociendo que nos son graves, mientras que el Ayuntamiento de Pájara no puede asumir el servicio hasta que se pronuncie el juzgado, adelantó Pedro Armas. Aunque el alcalde advierte, "cabe la posibilidad de embargos", y "no me va a temblar el pulso en adoptar medidas"

Zona turística de Costa Calma.
Zona turística de Costa Calma.

Los problemas asociados a la recepción de la urbanización Cañada del Río, en Costa Calma, que debe asumir el Ayuntamiento de Pájara por sentencia judicial resuelta el pasado mes de noviembre de 2021, se está manifestando a modo de continuos cortes de agua que sufren los residentes de la zona en los últimos meses, y que se han intensificado en la última semana. Aunque se conocen perfectamente la localización y el alcance de las averías, la empresa proveedora, Fuert Can SL, se ha negado a su reparación, alegando que esas labores corresponden ya al consistorio.

Los afectados son un millar de personas según todas las fuentes, y el acalde de Pájara, Pedro Armas, manifestó este lunes en Cope Fuerteventura que "es un problema grave el que tenemos en la zona de Costa Calma". Los residentes "tienen agua a algunas horas del día y otras no", dijo, y explicó que el origen del problema sería la negativa a reparar las averías por parte de la empresa "que produce el agua, y que la cobra, desde hace muchísimos años".

Desde Fuert Can, el coadministrador de la empresa y empresario hotelero Gregorio Pérez, manifestó públicamente que el problema es de fácil solución, porque son averías que cuesta resolver "1.000 o 2.000 euros". En declaraciones este lunes a Onda Fuerteventura, Pérez dijo que "solo hace falta un fontanero, medio metro de tubería, y un motorcito para hacer una picareta", instando a la concejala responsable de Aguas, Dunia Álvaro, a venir a resolverlo con los recursos municipales. 

Dunia Álvaro, el pasado 5 de mayo, ya había explicado en este mismo medio que si la sentencia fue en noviembre, desde principios de febrero se le requiere a Fuert Can toda la documentación "para saber cuál es la situación de la red de saneamiento y suministro de agua potable de la urbanización", "sin recibir respuesta alguna". Según Álvaro, los informes técnicos municipales acreditan que la potabilizadora y la depuradora "no tienen ni sus boletines ni su certificado final de obra", adelantando que "hay muchísima documentación que tramitar". Es por ello que el ayuntamiento ha pedido la colaboración al Caaf.

Desde la empresa, que vendría prestando el servicio de suministro de agua desde 1989, Gregorio Pérez valoró que "nos están pidiendo que arreglemos la avería. Lo puedo hacer, pero no gratis. Mi empresa ha pagado 20 millones de euros en IBI en los últimos 10 años, y en los próximos días voy a pagar otros dos millones de euros. Con esos dos millones, tienen de sobra para la avería". 

El Ayuntamiento de Pájara está en proceso de asumir el servicio, pero como reconoció la concejala de Aguas, no será pronto, pues no podrían asumir la gestión del abastecimiento hasta que el juzgado lo autorice el plan de actuaciones presentado. "El ayuntamiento va a colaborar, pero la responsabilidad no la tenemos, porque ese traspaso aún no se ha producido legalmente". El Ayuntamiento de Pájara ha remitido al juzgado denuncias propias y también las presentadas por los vecinos en la Policía Local reflejando los cortes de agua, y tratando de agilizar así la respuesta del juzgado. No obstante, el Ayuntamiento no cuenta con recursos propios suficientes para gestionar el abastecimiento de agua, por lo que sería necesario licitar el servicio para asumirlo desde la Corporación. La respuesta del juzgado podría "tardar cuatro meses, y a partir de ahí empezar la licitación", detalló Dunia Álvaro.

El presidente de la patronal turística Asofuer, Antonio Hormiga, ya había valorado en el mes de abril que la gestión del agua en aquellas urbanizaciones desarrolladas mediante planes parciales, es un problema común en Fuerteventura. "Los propietarios hacen todo lo posible, y buscan buenos abogados, para no entregar ese plan parcial". El motivo sería los ingresos que les genera la venta del agua, de modo que "se defienden como gato panza arriba. Parchean, pero la realidad es que no se entrega como se tiene que entregar. Allí donde hay una potabilizadora, hay problemas. Pasa en Costa Calma y en Butihondo", dijo Hormiga.

Por otro lado, el Partido Socialista de Pájara se pronunció en favor de la empresa, emitiendo este este lunes un comunicado para denunciar que "las localidades de Costa Calma, La Lajita, el Valle de La Lajita y La Pared, han sufrido cortes en el suministro, que, por ejemplo, en el mes de abril, prácticamente ha dejado a los vecinos y negocios de estas zonas quince días sin agua, generando con ello un problema para los hogares y obligando al cierre de comercios y restaurantes que han visto mermados sus ingresos". El portavoz de esta formación, Raimundo Dacosta, señaló desde la oposición al grupo de gobierno y al alcalde como responsables, manifestando que "no es de recibo que los vecinos y vecinas estén pasando por este problema", debido al "frentismo contra determinado empresariado".

Desde el Ayuntamiento de Pájara, entienden que el no querer reparar estas averías es una medida de presión. Pedro Armas indicó que había diálogo con la empresa, mientras que Gregorio Pérez negó que lo hubiera habido. "Cada uno defiende sus intereses. Nos hemos sentado a hablar, sin llegar a acuerdos", dijo Armas. El alcalde defendió que "si nosotros lo hemos intentado, y ellos no quieren, el ayuntamiento tiene que dar servicio a los vecinos. Esperemos que no vaya a más, porque entonces tendré que tomar las medidas que haya que tomar, y no me va a temblar el pulso", declaró Armas, señalando una posibilidad "que la Ley te habilita, realizar embargos".

En el trasfondo del desabastecimiento de agua se vislumbra un conflicto entre la gestión de la urbanización y el Ayuntamiento de Pájara por el desarrollo de la localidad de La Lajita, como expuso el propio Gregorio Pérez en el citado medio: "Un día se lo dije al alcalde. Fuert Can compró casi el 50% del terreno de La Lajita, y si lo compras, es para desarrollarlo, no para pelearnos con el Ayuntamiento". Esta compra se produjo "sabiendo que el pleno Ayuntamiento de Pájara había aprobado el impulso y desarrollo de toda la zona de La Lajita para que se hiciera vivienda, para que se hiciera el CAE, y para que se hiciera un instituto. Esa es la línea que queremos nosotros. Incluso al alcalde en su momento le dije, si quieres ser alcalde, promete 500 viviendas en alquiler. Lo prometió, y ha salido alcalde", declaró Gregorio Pérez. 

Para este miércoles día 11 de mayo está prevista una reunión entre todas las partes, en la que se aclarará si habrá pronta solución a las leves averías que tienen a vecinos y empresas sin agua, o si el conflicto se extenderá en el tiempo. 

Un millar de personas sin agua en Costa Calma por el conflicto entre la empresa...
Comentarios