martes 21/9/21
Bárbara Abaroa Pérez, directora del OBAM

"Con este sondeo podemos decir cuales son las zonas más perjudicadas en Fuerteventura"

WhatsApp Image 2021-08-05 at 10.40.26

"Lo que traemos es la investigación y el conocimiento científico a Fuerteventura que también está siendo muy afectada por los residuos marinos"

"‘CapOnLitter’ es un proyecto cuyo objetivo es reducir los productos en el litoral marino de Fuerteventura, pero aquellos producidos por el turismo"

La directora del Observatorio de Basura Marina de Fuerteventura, Bárbara Abaroa Pérez, ha explicado para una entrevista de COPE Fuerteventura en qué consiste actualmente el trabajo del OBAM en la isla. Actualmente, el OBAM trabaja en conjunto con el proyecto ‘CapOnLitter’ en el que se comparten iniciativas dentro de un marco europeo, según ha explicado Abaroa "hay países que nos muestran sus experiencias con diferentes practicas para abordar la gestión de residuos turísticos".

- Bárbara podrías explicar en qué consisten las líneas de trabajo en la es que se encuentra el OBAM actualmente.

- El observatorio de basura marina nace con el objetivo, de recoger los residuos marinos que llegan a Fuerteventura. No solo recogerlos sino también clasificarlos desde un punto de vista científico para tener un diagnóstico real de lo que ocurre en la isla. Este proyecto nació de la Reserva de la Biosfera en colaboración con la Fundación Biodiversidad del MITECO y está cofinanciado por el programa Pleamar del fondo europeo marítimo y pesquero. Dentro de las acciones que engloba el proyecto, porque tiene varias, está la colaboración que tenemos con los pescadores. Lo interesante del Observatorio es que todos los objetivos que queremos cumplir son a través de sinergias con agentes que ya trabajan recogiendo residuos en la isla. Como sabíamos que los pescadores trabajaban cogiendo residuos en la isla de Fuerteventura, lo que hicimos fue habilitar unos contenedores en colaboración con Clean Ocean Project con el proyecto que ya tienen de playa-palé y los colocamos en los diferentes puertos de Fuerteventura, uno para artes de pesca, que es lo que más se encuentra en las artes circundantes y, otro para otro tipo de residuos. Para ello nosotros también dotamos a los pescadores de bolsas serigrafiadas para poder clasificar de dónde vienen, si son de una cofradía, si son trabajadores del mar de turismo activo, etc. los residuos tienen que ser recogidos en agua abierta ya que en la costa lo hacemos a través de otras asociaciones y de un plan de empleo que se encarga de ello. La idea de la bolsa que ya estaba planteada dentro de observatorio se mejor a través de los talleres participativos que realiza el proyecto ‘Caponlitter’ que es un proyecto cuyo objetivo es reducir los productos en el litoral marino de Fuerteventura, pero aquellos que son producidos por el turismo, con mejoras de la política y la gestión. Este proyecto lo coordina la Universidad de Las Palmas a través del instituto de ‘EcoAqua’ y hay otros nueve socios europeos en los que se comparten buenas prácticas. El tema de la bolsa fue una idea que se llevó a cabo en Croacia y que tuvo muy buen alcance, durante tres años y en el que participaron bastantes agentes, entonces se hicieron varios talleres participativos en Fuerteventura para traerla y entre las distintas asociaciones y expertos que participaron decidimos como serigrafiar la bolsa y como implementarla dentro de esta acción ya propuesta dentro del observatorio.

- Antes comentabas que se trata de uno de los objetivos del OBAM. ¿Esa basura recogida por los contenedores servirá para ese estudio de la basura circundante a la isla?

- Claro, en Canarias, en general, somos un sumidero de residuos marinos de todas las partes del mundo. Es verdad que tenemos mucha información de Lanzarote, Gran Canaria, Tenerife, El Hierro, incluso, en cambio en Fuerteventura la información que tenemos son de las asociaciones activas que tenemos que se dedican a recoger las playas los fines de semana, pero no tenemos datos, no sabemos lo que recogemos ni tenemos un seguimiento real de lo que viene o no viene, entonces Fuerteventura estaba un poco aislada de todo esto. De alguna manera indirecta lo que traemos es la investigación y el conocimiento científico a Fuerteventura que también está siendo muy afectada por los residuos marinos, algo que ya sabíamos a través de las asociaciones, pero  ahora tenemos datos, y ahora podremos comparar los datos de lo que encontramos en la costa con aquellos datos de lo que se encuentran pescadores o trabajadores en alta mar. Con ello podremos tener una comparación e incluso sacar probabilidades estadísticas de cuál es el origen de todos estos residuos para que nos sirva de hoja de ruta para establecer estrategias y protocolos.

- El objetivo es poder tomar medidas y paliar la situación, ¿cómo comenzó la colaboración con los pescadores?

- Sí, aquí fue muy fácil porque ya ellos nos comunicaban que recogían residuos, incluso son muy conscientes del problema, porque son quienes lo ven día a día, ven a las tortugas y las diferentes especies enredadas en residuos marinos, entonces ellos nos trasladan que siempre lo recogen porque les puede ocasionar algún daño o también porque no es parte del mar y son los primeros que quieren que el agua esté lo más limpia posible. Entonces con los pescadores fue fácil, en el proyecto colaboran también varias asociaciones y es paralelo al Plan de Empleo de Mejora del Litoral Majorero, entonces, con ellos conseguimos más datos y todo esto se hace fomentando la educación ambiental. Las asociaciones son las que nos ayudan en esa tarea a las diferentes personas que no están implicadas dentro del proyecto o que no quieren ver un problema con respecto a los residuos o a la gestión de estos desde casa.

- ¿De los estudios que ya han podido hacer con una primera recogida de muestras necesarias que valoración podría dar?

- En los primeros cuatro meses en los que hemos estado recogiendo residuos en la cosa de Fuerteventura, se han clasificado aproximadamente 300.000 unidades de producto, porque nosotros cogemos el peso, pero sobre todo contando unidades, por ejemplo, 30 unidades de tapón de botella, 40 botellas de plástico… y luego pues hacemos la misma estadística de basura marina que hace el MITECO, seguimos el mismo protocolo. En esta interpretación colaboran las dos universidades canarias, tanto la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria como la Universidad de La Laguna, son nuestro apoyo científico técnico y porque también son los interesados en conocer todos estos datos.

- ¿Cuál es la situación actual de Fuerteventura, qué nos dicen los datos?

- Todos los días el equipo del Cabildo de Fuerteventura recoge residuos menos los fines de semana, y vamos casi por la tercera vuelta de la isla, hemos recorrido toda la costa de la isla y siempre encontramos algún residuo. Es interesante que con este sondeo podemos decir cuales son las zonas más perjudicadas, podemos ya determinar cuales son los puntos calientes de la isla. Muchas veces debido a las corrientes que hay cerca, si es por la corriente del Atlántico norte, si se trata de algún tipo de remolino, si es la forma u orientación de la playa… si que vemos un patrón, y es que las playas más comúnmente usadas como zona de acampada, solemos encontrar latas de cerveza muy nuevas, lo que significa que no llevan mucho tiempo, pales, cenizas e incluso carbón. Hay otro patrón en las playas turísticas en las que encontramos residuos muy nuevos, que aquellas de más difícil acceso o que no están tan patrocinadas, no encontramos esos residuos tan nuevos sino elementos traídos por las corrientes que muchas veces tienen nombre, de otros países, por lo que probablemente han sido vertidos en zonas alejadas. Si que es verdad que hay zonas en las que no entran tantos residuos marinos, pero sí que tenemos una cantidad de residuo local interesante. También es interesante que de el top 10 de residuos encontrados las colillas de cigarro es uno de ellos. Estudiamos como 120 tipos de residuos y las colillas siempre están entre las 10 primeros, y además se trata de un residuo local porque si vinieran de otros lados estarían más deterioradas. Ahí redunda la educación ambiental. Hay un problema que tenemos que atajar desde aquí y hay que dar mas campaña por lo que hay que concienciar a los fumadores, de que se trata de un residuo que generan y que se convierte en un problema, porque una de las partes que contiene es plástico, pero además contiene componentes perjudiciales para el medio ambiente, además de para la salud. Todos estos datos generan conocimiento científico, sino que también va a combatir la desinformación con respecto a los residuos.

- ¿Cuáles son los objetivos principales?

- El objetivo siempre va a ser la economía circular y acabar con el plástico de un solo uso que ya la entrada en vigor de la directiva 2019/904 en la que ya se prohíben los plásticos de un solo uso a partir desde el 3 de julio ya nos marca que tenemos que empezar a reducirlos, pero también hay que enseñar es a gestionar desde casa a reciclar bien porque así de esta forma no habrá tanta cantidad de residuos en el océano, igual que si los reducimos al máximo esos residuos que no son necesarios porque tienen una vida útil muy pequeña y también sabiendo separar bien. En mi opinión el objetivo debe ser reducir y buscar alternativas más sostenibles y productivas.

- ‘CapOnLitter’ es un proyecto destinado a estudiar los residuos que provienen del sector turístico. ¿Cómo se va a implantar en la isla de Fuerteventura?

- Con este proyecto lo que hacemos son diferentes talleres con los distintos socios europeos, donde el jefe de fila es Portugal pero está integrado por Francia, Alemania, Holanda, Croacia… en esos talleres se comparten las buenas prácticas, entonces hay países que nos muestran sus experiencias con diferentes practicas para abordar la gestión de residuos turísticos, por ejemplo, ahora estamos haciendo talleres participativos con gente de Fuerteventura, agentes implicados dentro de esa acción que sería por ejemplo esa certificación de calidad o ese acuerdo voluntario con empresas que trabajen con el cero residuo, o que tenga una gestión de residuos mejor de la que tienen. Son unas estrategias que requieren una serie de pasos, pero ya se está trabajando en como implementarlo, que se necesita mejorar, que necesitan los empresarios para llegar a ese objetivo, cuales son los problemas que se están encontrando y cuales son los problemas para implementarlo dentro de la isla.

- ¿Han mantenido conversaciones con empresas de la isla que muestren su voluntad para dar ese paso hacia ese cambio?

- Sí, en los talleres participan muchísimo asociaciones de hoteleros turísticos y asociaciones de turismo rural, en las que nos presentan cuales son los problemas y también nos dan ideas de como creen ellos que sería mejor empezar, también han participado asociaciones de las islas baleares en las que se ha implementado este tipo de buenas prácticas y sirven de advertencia informando de los problemas que se les ha ocasionado a ellos, así recopilamos la información de todos ellos para poder llevarlo a cabo, no solo desde el punto de vista administrativo o desde el punto de vista de quien tiene la idea sino contando todo el tiempo de las personas que lo van a implementar. En baleares, por ejemplo, tardaron con el tema de acuerdos voluntarios para el sector hotelero, hostelería sostenible y residuos cero, han tardado su tiempo y sus años en ir implementándolo de forma progresiva, que esa es la idea, ir poco a poco consiguiendo que tu empresa sea más sostenible.

- ¿El hecho de hacerlo progresivamente evite que se disipe la idea del proyecto?

- Sí, lo que no queremos es que se convierta en una campaña si no en un cambio de hábitos, que sea un estilo de vida. Fuerteventura tiene un valor turístico muy grande pero también tiene un valor medioambiental y cultural también muy grande. Creo que es super importante cuidar el entorno y para ello hay que ser sostenible y presentar propuestas sostenibles. En mi opinión, en un futuro no muy lejano si que podría ser una isla sostenible y con residuo mínimo.

- ¿Uno de esos principales problemas que presentaran los hosteleros de la isla es el precio que cuesta el intercambio por materiales no contaminantes?

- Sí, lo que más nos comunican es la falta de proveedores, que no encuentran alternativas en la isla y el precio. Es verdad que no hay una demanda tan alta, es verdad que dentro de la nueva directiva europea pues empezará a haber otras alternativas y empezarán a bajar los precios porque hay más oferta. Ellos nos comunicaban más que el precio la falta de alternativas en la isla, pero si que existen en Fuerteventura desde hace tiempo empresas que se dedican al cero plástico. Hablo de empresas de cáterin que no usan el plástico, tiendas a granel tanto de higiene como de limpieza, productos locales que no usa nada de plástico, el propio productor local de la isla trabaja con alternativas al plástico… El objetivo es que estemos unidos por el bien común, en este caso acabar con el plástico que tanto daños nos está haciendo a nosotros como a la biodiversidad majorera.

- ¿Está siendo el Covid una cortapisa para dar ese acelerón para terminar con el plástico?

- Con el Covid han pasado varias cosas. Después de la cuarentena todos dimos un valor mucho más alto a la isla y mucho más valor a los recursos naturales de la isla, pero es verdad que con el Covid la gente se ha olvidado de los problemas medio-ambientales que van a estar ahí. Se ha olvidado el problema del plástico que estaba en auge, esa concienciación con el Covid se ha paralizado. Lo vimos con la locura de las mascarillas y los guantes, que al tratarse además de residuos nuevos no tienen una gestión tan grande, hay que depositarlos en el orgánico, no pueden ser reciclables. Esto pasa a nivel plástico y a nivel cambio climático. Al comienzo de la pandemia la instituciones que se dedican al cuidado de la Biodiversidad y cuidado de los territorios, han hecho muchísimo hincapié en que el Covid está aquí pero el cambio climático sigue. Hay que seguir concienciando sobre este tema. Debemos aprender a vivir con el Covid sin dejar de ser sostenibles o sin dejar de lado este tema. Ahora mismo el problema principal es el Covid pero no debemos olvidar que existen otros problemas y que con pequeños cambios en casa podemos mejorarlos.

"Con este sondeo podemos decir cuales son las zonas más perjudicadas en Fuerteventura"
Comentarios