domingo. 04.12.2022

Una vuelta al cole diferente, pero segura

Este año el curso escolar se presenta atípico y desafiante por la coyuntura social y sanitaria a la que nos enfrentamos, por sus riesgos y posibles contratiempos, y por las nuevas propuestas metodológicas que la comunidad docente deberá implantar. Unos docentes que fueron capaces de reinventarse a sí mismos el pasado 14 de marzo para cumplir con su trabajo y para que ningún niño se quedara atrás.

El Ministerio de Educación ha aportado 2.000 millones de euros a las comunidades autónomas para empezar con garantías este curso, y Canarias es de las pocas autonomías que sí va a contratar a profesorado, más de 3.000  docentes, como medida clave para crear empleo y garantizar los planes de actuación que se puedan necesitar a lo largo del curso, tanto en la modalidad de docencia presencial, como de semipresencial o telemática.

Los protocolos ante los posibles riesgos están definidos, supervisados y controlados por las autoridades sanitarias y educativas para ofrecer todas las garantías a alumnos y profesores para iniciar el curso escolar el próximo día 15 de septiembre.

En los últimos días hemos escuchado opiniones de todo tipo, sobre si iniciar o no las clases, sobre los peligros que puede entrañar las vuelta a las aulas, entre otros. Confiemos en los profesionales y en las autoridades que elaboran y supervisan todos los protocolos, porque si se dan las condiciones y se aprueba la presencialidad, es necesario iniciar el curso por el bien de todo el alumnado.

Soy docente de profesión, y también de vocación, y estos diez años ejerciendo como profesora me permiten empatizar con la comunidad educativa. Sé que todos tendrán una mayor abnegación, compromiso y entrega como en ningún otro curso anterior.

El respeto al virus es inevitable, como lo han tenido muchos otros sectores a la hora de trabajar durante esta pandemia, pero debemos hacer un esfuerzo y retomar, poco a poco, nuestra rutina diaria. Puedo imaginarme las dudas que tendrán muchos docentes sobre si el alumnado será capaz de respetar las normas, o la incertidumbre que les genera la posibilidad de que se produzcan contagios en las aulas.

Sin duda, para nuestro alumnado es fundamental la enseñanza presencial, el ambiente con los compañeros y la cercanía del profesor. Los padres y madres pueden estar tranquilos, porque siempre se ha trabajado para que los centros sean lugares seguros y que avalen el correcto desarrollo académico y personal del alumnado. Y más aún lo serán ahora desde un punto de vista sanitario.

Las autoridades educativas han planteado diferentes escenarios, según evolucione la pandemia, escenarios que garanticen la educación y salven la brecha digital que existe hoy en día en nuestro país. Ahora estamos más y mejor preparados que hace seis meses, por lo que la vuelta al cole se va a realizar con todas las garantías.

La educación es garantía de una sociedad igualitaria, libre y justa. Cohesiona y vertebra una sociedad, estimula el pensamiento y despierta nuestro espíritu crítico. Si actuamos todos con responsabilidad, la vuelta al cole no correrá peligro. Nos hará más fuertes.

Paloma Hernández, senadora por la isla de Fuerteventura, portavoz socialista en la Comisión de Turismo, miembro de la Comisión de Educación y FP y coordinadora del Grupo Territorial Socialistas de Canarias.

Una vuelta al cole diferente, pero segura
Comentarios