jueves 27/1/22
AMENAZAS AL MEDIO NATURAL

El Calderón Hondo, gravemente dañado por el descontrol de visitantes

El joven cráter y la Montaña Colorada presentan grietas y arañazos visibles desde la distancia, ocasionados por la presión humana, especialmente por los visitantes que se salen de los senderos habilitados

 

 

Calderon Hondo y Montaña Colorada, dañados por senderistas
Calderon Hondo y Montaña Colorada, dañados por senderistas

"Los visitantes se salen de los caminos habilitados en Calderón Hondo, y en Montaña Colorada, la gente sube escalando"

"Ahora mismo, el Calderón Hondo tiene una presión atroz. Mucha gente está caminando por el malpey, fuera de los caminos, y también circulan por la cresta del volcán, más allá del mirador donde termina el sendero"

La presión humana está ocasionando graves daños a un paraje emblemático, representativo del vulcanismo reciente en el norte de Fuerteventura. Cada vez son más los visitantes que se acercan al El Calderón Hondo y la Montaña Colorada, y muchos de ellos están dañando el paisaje.

"Los visitantes se salen de los caminos habilitados en Calderón Hondo, y en Montaña Colorada, la gente sube escalando", expuso este viernes el fotógrafo y ecologista Juan Francisco Olivares, en el debate de en Cope Fuerteventura. "Llevan un montón de años haciéndolo, aquí y allí. Sin control". Lamenta Olivares que "el daño es grande", pues "los caminos abiertos se ven desde lejos". Por si fuera poco, "cuando llueve, el agua de escorrentía se encauza por esos caminos, y genera barranqueras que agranda los daños. La erosión es un problema grave".

Senderistas en la cresta del Calderon Hondo.

"Ahora mismo, el Calderón Hondo tiene una presión atroz", añade este vecino preocupado. "Mucha gente está caminando por el malpey, fuera de los caminos", y también circulan por la cresta del volcán, más allá del mirador donde termina el sendero. "A mí me recuerda las raíces de un vegetal cuando lo ves desde lejos, con todas esas veredas entrelazadas", reflexiona Olivares. 

La visita a esta espacio de gran belleza natural –desde su cima se avistan Lanzarote, Isla de Lobos y los malpaíses colindantes- se realiza por un sendero de 5 kilómetros perfectamente habilitado, pues se trata de una de las rutas de pequeño recorrido de la Red Insular de Senderos, reconocidas e incluidas en la red nacional de Caminos Naturales, del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación. El Calderón Hondo tiene, además, un gran valor geológico, por tratarse de un cráter de unos 50.000 años de antigüedad, perteneciente a las erupciones más recientes que dieron forma al norte de Fuerteventura.

Montaña Colorada.

Sin embargo, lamenta Olivares, "la información no aparece por ningún lado. En Internet no hay sino guías de cómo llegar, o cómo subir, pero nada sobre sus valores. Al turista extranjero le da igual todo". Recuerda como "un día que fui, estaban los trabajadores del Cabildo intentando tapar los agujeros, porque la gente se tira arrastrando el culo, y van haciendo surcos. Somos como borregos, vemos la cicatriz, y vamos detrás".

Sobre las posibles soluciones, en la tertulia en que también participó Luis del Pozo, se propuso mejorar la vigilancia y la señalización en la zona. Del Pozo entiende que "para prevenir, basta con un poco de conciencia cívica, aunque las administraciones también pueden actuar a nivel de vigilancia. El problema es que los medios son muy limitados", señala en cuanto a la escasez de personal. Pero no sólo es una cuestión de presupuesto, sino también "de la maraña administrativa. Así que solo podemos confiar en el respeto y la sensibilidad de la población". También apunta que la vigilancia con drones podría ser una solución.

Senderistas circulando fuera de los caminos habilitados.

Aunque hubiera mejor señalización, "creo que la gente no está por la labor. Si hay un sendero que hace una curva, tiran por el medio", considera Olivares, aunque del Pozo piensa que sí ayudaría, puesto que "la mayoría de visitantes que eligen hacer senderismo, lo hacen con la intención de respetar".

También llama la atención Olivares sobre el hecho de que los daños los ocasionan no únicamente los senderistas, sino que también quienes van en montain bike, como por ejemplo "en otra montaña de la zona, muy cercana al Calderón Hondo, que utilizan para hacer descenso en bicicleta de montaña, y eso no se debe hacer. Dejan unas mordidas enormes en la ladera.

 

Entrevista completa en el siguiente enlace:

https://fb.watch/9HtH7Ya2ji/

 

 

El Calderón Hondo, gravemente dañado por el descontrol de visitantes
Comentarios