miércoles. 30.11.2022
Ana Trujillo y Deyanira Falcón, de Asomasamen.
Ana Trujillo y Deyanira Falcón, de Asomasamen.

fdsfsd

Asomasamen ha expuesto la situación de Fuerteventura en la materia en la que vienen trabajando desde hace 21 años, lamentando que "la salud mental en general está mal. Está mal atendida. A nivel Canarias, pero a nivel Fuerteventura especialmente".

Son palabras de Deyanira Falcón, coordinadora de la Asociación Majorera por la Salud Mental, que junto a la presidenta de la asociación, Ana Trujillo, hicieron este lunes en Cope Fuerteventura un recorrido por la labor que realizan, y las necesidades que tiene la isla majorera en este ámbito. No solo como colectivo, sino a nivel general, porque cualquier persona en algún momento de su vida puede necesitar ayuda en materia de salud mental.

Asomasamen ha detectado que en Fuerteventura la lista de espera por una primera cita de Psiquiatría es más de veinte veces superior a otras islas. "Hace unos meses veíamos los datos de listas de espera, y están muchísimo peor que en otras islas". Si en ese momento, la lista de espera en la isla majorera estaba en cerca de 600 personas, en Lanzarote y La Palmas no llegaban a las 30 personas, relataron.

¿Y por qué ocurre esto? Una casusa es la carencia de facultativos. Por ejemplo, en el Centro de Salud de Gran Tarajal, no se ha cubierto la plaza del psiquiatra que se marchó. E incluso considerando que "hasta hace muy poco estaban cuatro psiquiatras" en la isla, y "ahora hay bastantes más", no son suficientes, pues la espera por esa primera cita en Fuerteventura se puede alargar hasta los seis meses. Y ello, "dependiendo del punto en el que te encuentres, puede ser determinante", señala Deyanira Falcón.

Ana Trujillo añade que tras esa espera de seis meses, "si luego te vuelven a ver dentro de tres meses, cuando me vuelven a coger lo que llevo es otra cosa distinta a la que estoy viviendo ahora", por lo que consideran, la atención a los pacientes debería ser "semanal o dos veces por semana, si quieres recuperar a la gente. El sistema, la administración, tiene que mirar cómo arreglar este problema", propone Ana Trujillo.

Ponen como ejemplo el ratio de psiquiatras recomendado, que debería ser de 18 por cada 100.000 habitantes en Europa, y "en España no llegamos a diez". Aunque también inciden en el hecho de que no todos los problemas de salud mental los arregla un psiquiatra.

Como expuso Deyanira Falcón, hay muchas cosas que se pueden hacer antes de llegar al especialista, "y ellos estarían encantados, yo creo". Porque no únicamente hacen falta psiquiatras, sino también otros profesionales como psicólogos, educadores sociales, trabajadores sociales, o terapeutas ocupacionales.

"Hay que reforzar el trabajo a nivel de integración social", dijo Falcón, poniendo como ejemplo los talleres de la asociación, donde "nos llegan personas que no hablan, que no te miran a la cara, que no quieren que les toque. Y desde que empiezan a venir, hasta te cuentan chistes. Eso no lo hace una pastilla".

Los usuarios de Asomasamen, explican, son principalmente personas con enfermedades diagnosticadas. "Trabajamos con personas con trastorno mental grave, principalmente, esquizofrenia, trastorno bipolar, y algún trastorno límite de la personalidad, porque son los que tienen una mayor vulnerabilidad". Pero la salud mental va mucho más allá, y en un momento dado cualquier persona puede necesitar de atención.

En este sentido, la presidenta de Asomasamen explica que "si a ti te ha dejado tu mujer, el psiquiatra no te lo va a reponer, ni te lo va a quitar esa angustia una medicación. Te la apacigua, para que la toleres un poquito mejor. Pero hay que trabajar esa ruptura", algo que entre consultas de psiquiatría, con varios meses de por medio, no es lo más adecuado. "Nosotros pensamos que los temas de salud mental no siempre son enfermedades orgánicas, sino más bien de comportamiento, de que por ejemplo si tú pierdes un trabajo, pues necesitas un apoyo".

Aunque la potestad para resolver las listas de espera sería de la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias, desde Asomasamen entienden que la reclamación deber ser extensiva a la administración local. El Cabildo, o "los ayuntamientos, tienen la primera visión de lo que hay en su territorio. Si todos trabajáramos en conjunto, haríamos cosas buenas".

Durante la conversación, desde Asomasamen se alegraron de que por fin el Cabildo de Fuerteventura haya iniciado el trámite para construir la primera Residencia de Salud Mental en la isla. Se puede extender al menos dos años para estar en servicio, pero al menos ya está iniciada. Ayudaría a resolver la actual situación, porque ahora mismo hay pacientes de Fuerteventura que se han tenido que desplazar fuera de la isla para poder recibir el tratamiento que se da en las residencias.

Otra de las reclamaciones de la Asociación se dirige  a poder contar con una sede digna, dadas las limitaciones de espacio de la que utilizan actualmente. "Muchas veces tenemos que ir a una cafetería", porque en la sede, "si yo estoy hablando contigo, tengo aquí al lado a otra persona haciendo su trabajo, que está escuchando. Entonces tú no abres".

Además, como adelantaba Crónicas de Fuerteventura, esperan que su proyecto de prevención y sensibilización en los centros escolares de la isla, EduSamen, pueda contar con la financiación que han solicitado al Gobierno de Canarias para el ejercicio de 2023. En un principio han recibido la propuesta en el Parlamento de Canarias con buenas perspectivas, aunque continúan a la espera de confirmar que se incluye en los presupuestos del próximo ejercicio.  

La lista de espera para consulta de Psiquiatría en Fuerteventura es 20 veces superior a...
Comentarios