lunes 25/10/21
La tesorera de Fimapa, Grimi González, denuncia que la Consejería no ofrece respuesta a las numerosas dudas que plantea el protocolo que marcará el inicio del curso escolar

¿Quién deja el trabajo tú o yo?

El anunciado protocolo para regular la vuelta a las aulas a mediados de septiembre ha sembrado numerosas dudas en la Federación Insular de Madres y Padres de Alumnos de Fuerteventura que pide un encuentro urgente con los responsables de la Consejería de Educación para que expliquen las medidas y resuelvan las innumerables dudas que plantea el texto.

 

Así lo manifestaba Grimi González, la tesorera de Fimapa, en una entrevista este martes en Cope Fuerteventura donde evidenció la gran preocupación que existe en la isla por cuestiones como el desdoble del horario lectivo para estudiantes de secundaria debido, fundamentalmente, a las largas distancias que existen en muchos casos, entre los centros de estudio y la vivienda del alumno.

La suspensión  de las actividades extraescolares en el primer trimestre, incluidos los servicios de acogida temprana y tardía, supone otro de los grandes quebraderos de cabeza para las familias a quienes no se les facilita la conciliación. “¿Quién deja el trabajo tú o yo”, se pregunta González ante la ausencia de alternativas para el cuidado de los más pequeños en una isla donde gran parte de la población residente es foránea y no cuenta con una estructura familiar de apoyo.

También suscitan preocupación los grupos burbuja que se conformarán para evitar una mezcla masiva de estudiantes “pero que se rompen, por ejemplo, cuando los alumnos cogen la guagua”.

Tampoco está claro cómo se desarrollará el servicio del comedor o qué requisitos reunirá la persona que coordine en cada centro el protocolo Covid.

El tiempo corre y las Ampas “cansadas de pedir reuniones” ven cómo “hemos perdido cinco meses en poder organizar algo que tenga sentido para ver cómo será la vuelta al cole”. Temen que agosto sea un mes inhábil y las respuestas no lleguen hasta septiembre “dando apenas un margen de quince días para que podamos organizarnos”, concluye González.

 

 

¿Quién deja el trabajo tú o yo?
Comentarios